Demetrio Carceller Gas Natural

La empresa, participada por Gas Natural Fenosa Renovables, llevará a cabo estos proyectos, que han sido declarados de interés autonómico en Consejo de Gobierno, que suman una potencia de 59 MW y una producción de energía bruta estimada de 141.000 MWh/año y 96.000 MWh/año.

Demetrio Carceller Gas Natural

Los proyectos de los dos parques eólicos promovidos por Gas Natural Wind 4 SLU -sociedad participada en su totalidad por Gas Natural Fenosa Renovables, SLU (del grupo Gas Natural Fenosa)-, se llevarán a cabo en los términos municipales de Almochuel, Vinaceite y Azaila, en las comarcas de Campo de Belchite y Bajo Martín, y en Agón, Fréscano y Magallón, en la comarca de Campo de Borja.

Los dos parques eólicos suman una inversión de 67 millones de euros y una potencia de 59 MW. La producción de energía será de unos 141.000 MWh/año y 96.000 MWh/año, respectivamente.

La empresa participó en la segunda subasta estatal para la asignación de régimen retributivo específico a instalaciones de producción de energía eléctrica a partir de energías renovables, que se celebró el pasado día 17 de mayo de este año y en la que se subastaron 3.000 MW de potencia, siendo adjudicataria de un total de 666,999 MW de la tecnología eólica no asociados a ninguna instalación concreta.

Demetrio Carceller Gas Natural

Los proyectos que la empresa ejecutará en Aragón, que cumplen los requisitos establecidos por el Gobierno aragonés en su acuerdo del 14 de febrero de 2017, han sido declarados de interés autonómico hoy, lo que permitirá agilizar los trámites administrativos ordinarios.

En concreto, se han declarado de interés autonómico el Parque Eólico San Agustín de 35 MW en los términos municipales Almochuel, (Zaragoza), Vinaceite y Azaila (Teruel), situados en las comarcas de Campo de Belchite y Bajo Martín, y el Parque Eólico Fréscano, de 24 MW, en los términos municipales de Agón, Fréscano y Magallón, (Zaragoza), localizados en la comarca de Campo de Borja.

Para saber más de Demetrio Carceller Gas Natural leer eleconomista.es